Noche de Chavas

Semana dura como pocas, pero nada mejor que una cena de amigas para cambiar el ánimo. Destino: Lupita.

No se trata de un lugar nuevo. Al contrario, es un lugar donde nos podrían llamar socias vitalicias.
IMG_3332 2Lupita es nuestra sede central. Headquarters. Tiene todo lo que necesitamos. Riquísima comida y excelentes tragos. Nuestros must: Apple Margarita, hecho con tequila, jarabe de manzana verde y jugo de lima; y cómo no, la De Todos Los Santos. Tequila macerado con pimienta rosa, mandarina y maracujá. Ambos tragos servidos en glamourosas copas dignas del trago, con azúcar en el borde y tres gajos de fruta. De entrada: Duo de Guacamole & Cheddar, simplemente imperdible.

La carta tiene opciones excelentes para comer. Desde riquísimas ensaladas para aquellos en modo light (salmón y aguacate, no falla), hasta combos para compartir que valen la pena probar (el combo pa’ los cuates, imbatible). Nuestra elección: el combo de las 6 piezas. Dos tacos, dos quesadillas y dos burritos, acompañados con jalea de jalapeños, emulsión de berenjenas (que tranquilamente podrían sacar de la lista), salsa roja y verde, mayonesa de puerro, chimichurri y un guacamole clásico. Por Dios… ¿puse todo? Ah, si. Casi me olvido. Los aderezos opcionales que ponen en la mesa, en caso que quieran más picante.

Pero siendo nuestra sede central, siento que tengo que ir más adentro. Lupita no se trata solo de tequila y tacos, o servir Corona y hacerse llamar Mexican Bar. Lupita es festivo, alegre y con una divertida mezcla de colores. Decorado con catrinas, guirnaldas, piñatas y la imagen de la Virgen de Guadalupe pintada en algún lugar del bar. Por su decoración, algunos podrían decir que es la fusión perfecta entre Halloween y 5 de Mayo (lease cinco de maio). Pero todo tiene un sentido.

IMG_3334.jpg

La Catrina, es una figura creada por un reconocido caricaturista, a comienzos del siglo XX, casualmente llamado José Guadalupe Posada. Se trata de calaveras vestidas de gala en fiestas de clase alta, que retrataban la miseria y la hipocresía de una sociedad. Era una forma común de crítica social en las publicaciones de la época. El nombre original es Calavera Garbancera, haciendo referencia a las personas que vendían garbanzos y que teniendo sangre indígena pretendían ser europeos, renegando de su propia raza.

Sin embargo, en la actualidad, la imagen de la catrina se ha convertido en una artesanía que envuelve el mestizaje, resaltando la riqueza formal y espiritual de México.

Y creo que es por eso que nos gusta tanto. Deja de ser un típico lugar de comida mexicana, para convertirse en este espacio de cultura gastronómica y étnica. Es divertido y sale de lo común, pero tiene ese detalle que nos conecta a todos con lo mismo.

“En los huesos, pero con sombrero francés”, se decía entonces de las Calaveras Garbanceras. Hoy, cien años después, se celebra el mestizaje, como es el de las catrinas y La Virgen de Guadalupe.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s