Querido Chico que me Gusta

Me encuentro hoy, abriendo mi corazón con el propósito de que entiendas el motivo de mi siguiente decisión: soltarte.

Espero que no lo tomes a mal. No es un problema tuyo, sino mio. No es algo que hago por despecho, sino por amor propio.

Tratar de olvidarte es muy difícil para mi, sobre todo con la exposición a la que nos vemos expuestos en el mundo de las redes sociales hoy en día. Sos un chico muy lindo, pero tratar de olvidarme de vos es como estar a dieta, y tener una publicidad de McDonald’s persiguiéndome en todos los medios de comunicación.

En algún punto de mi vida te consideré todo lo que me hacia bien. Todo lo que necesitaba y podría llegar a necesitar en un futuro. Pero las cosas se dieron de manera tal que no pude llegar a conocerte. Por ende, no logré entender lo que podría llegar a perder.

Es por eso que de tu persona creé un ideal. Una versión tuya tailor-made a mi manera. Solo representabas el afuera, total lo que importaba realmente lo había ideado yo sola. Estoy segura que algo de lo que idee es correcto, pero no puedo seguir imaginándome cómo sería mi vida si realmente me miraras.

Nosotros hemos tenido nuestros momentos juntos, y después de tanto tiempo, de tantas idas y vueltas, tome coraje, abrí mi corazón y te dije que me gustaría dar un paso adelante. Tu respuesta fue un “no quiero una relación seria”. Respuesta que, apropósito, perdió todo significado despues de una noche juntos; y luego otra, y luego otras más. Eran estas cosas, las que me hacían pensar que podríamos llegar a ser Ross y Rachel. Que despues de tanto tiempo podríamos ser lobsters.

Pero la verdad es que vos no hiciste nada malo, no sos una mala persona y estoy segura que vas a encontrar una chica que te encante y te vas a enamorar. Mi problema es que esa chica no soy yo.

No puedo seguir pendiente de que me mires las historias o me pongas un like en una foto. Yo me crié rodeada de libros, de historias de amor, historias fantásticas. Historias de un amor sensato, único, correspondido y apasionado. Historias donde la magia existía, y todo era posible. Historias que ahora, gracias a la tecnología, odio. Historias que no puedo leer porque me parten el alma en miles de pedacitos, y que volverla a armar me llevaría mucho trabajo. Tanto, que por miedo a que alguien la vuelva a romper, me haga presa de mis propios sentimientos.

Como dice el dicho, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Con vos estuve cegada muchos años. Pero ahora es momento de quitarme las vendas de los ojos, y mirar hacia adelante. Liberarme, divertirme, conocerme y por sobre todo, rodearme de gente que me haga bien.

A pesar que ahora anhele que leas esto y vengas corriendo a mi casa a buscarme y decirme todas las cosas lindas que alguna vez te imaginé diciéndome, tengo el poco pero a la vez suficiente valor para eliminarte, desearte una hermosa vida y contarte que sí, a mi manera te quise, y eso es algo que no muchos chicos pueden decir de mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s