Nighttime Skin Care Routine feat. Garnier

Por mucho que me encante maquillarme, hay algo en el proceso de limpiarme la cara, que encuentro terapéutico.

¿A quien no le cuesta disponerse a remover el maquillaje? Para muchos, este acto de higienización facial se podría comparar a correr una maratón con resaca. ¿Qué? ¿Sacarme el maquillaje después de una salida? No, ni loca! Me voy a dormir así y listo.

¡Error! Primero, se manchan las sabanas, y hay altas chances que permanezcan con los restos de maquillaje y mugre por un par de días, contaminando su hipotéticamente limpia cara de las noches por venir. Segundo, la piel absorbe todo lo que le ponemos. Si dejamos la cara pintada toda la noche, los poros se van a hacer una fiesta privada alimentándose a base del catering que ustedes mismos les están sirviendo: el maquillaje y la contaminación de la calle. Riquísimo, no les parece?

A todos en algún punto de nuestra vida nos da fiaca remover el makeup antes de irnos a dormir. Pero hace ya un tiempo, que encuentro algo terapéutico en el acto de remover el maquillaje y limpiar la cara, y les digo más, no hay una noche que no lo haga.

Sí, háganme bullying si quieren. “Ay, ella. La buena alumna. La que se va a dormir con la cara completamente limpia, que hizo la tarea y estudio para la clase del día siguiente. Que comió sanito, se hidrató, hizo ejercicio, y bajó del árbol al gatito de su vecina”. Voy a volver a la narración en primera persona, contándoles mi rutina de noche y estoy segura que les va a encantar.

Para aquellos que no lo saben, hace un tiempito ya, Garnier aterrizó en Buenos Aires con sus productos de cuidado facial. A pesar de haber hecho el evento lanzamiento hace muy poquitos días, sus productos están disponibles en los supermercados y en Farmacity hace un mes o dos.

En mi extensa estadía en España exploté mis ganas de probar productos que desconocía. Un ejemplo, la linea de productos de cuidado facial de Garnier, y lo hice al 100%. Agua micelar, toallitas desmaquillantes, oleo bifásico para los ojos, tónico y gel de limpieza. También hubo productos para el pelo, pero eso lo voy a detallar en otro articulo. Se imaginarán mi felicidad cuando vi la mayoría de estos productos en Buenos Aires. Por lo tanto, voy a dedicar este articulo a mi rutina de limpieza diaria.

  • Paso número 1:

IMG_3246

Con una cara completamente maquillada, esta bueno ir paso a paso. Romper de a poco el makeup. Es por eso que comienzo mi rutina con toallitas desmaquillantes. Yo recomiendo las toallitas con extracto de té blanco de Burt’s Bees. Son muy suaves al tacto, remueven muy bien el maquillaje y todas tienen fragancias naturales. Incluso, no solo sirven para remover el maquillaje, sino que también limpia en profundidad eliminando cualquier rastro de grasitud y suciedad en la piel. Pueden ser un poco más costosas que las otras, pero realmente lo valen.

  • Paso número 2:

Por mucho que me gusten estas toallitas, no las uso para eliminar el maquillaje de los ojos. Tengo preferencia por las máscaras de pestañas a prueba de agua, por eso siempre prefiero usar un oleo bifásico. El aceite en el producto hace que la remoción sea mas sencilla, sin dañar tanto los párpados, como podría hacer un producto en crema o cualquier otro libre de aceites. En mi opinión, un producto semejante hace más tedioso el proceso. Por un lado, nos hace presionar y tirar de los parpados con fuerza, haciendo más temprana la aparición de arruguitas. También toma más tiempo y al no eliminar fácilmente la máscara, genera el uso de más producto, durando menos, obligándonos a comprarlo con más frecuencia. Sin embargo con un producto oleoso, el proceso es más rápido y sólo con unas gotas ya es suficiente. Luego de limpiar los ojos, con el resto de producto que queda en el algodón, remuevo el maquillaje restante.

Seguramente muchos discrepen conmigo, pero en mi opinión, nada remueve mejor el maquillaje que un producto con algún agente oleoso. De hecho, en emergencias, he usado aceite de oliva para remover un labial liquido mate. Antes muerta que sencilla, am I right?

  • Paso número 3:

IMG_3251

Este es el último paso cuando a remoción de maquillaje se trata, y el primero en limpieza facial. Para eso, uso la tan famosa, inigualable y deseada Agua Micelar de Garnier (standing ovation. Time for applause. Cue the writer.).

Si no probaron este producto, déjenme decirles, que se están perdiendo de mucho. Es un producto súper liviano y fresco que no solo remueve el maquillaje, sino que barre con todo: impurezas, oleosidad y cualquier otro agente contaminante para la piel. En definitiva es un producto todo en uno que limpia y tonifica la piel, sin la necesidad de enjuagarla.

  • Paso numero 4:

Aquellos días que llevo una cara completamente maquillada, necesito ir un paso más allá y asegurarme que la piel esté verdaderamente limpia. Este paso es esporádico, porque aunque sea saludable cuidar la piel, tampoco es recomendable abusar, ya que puede hacer el efecto contrario y dañarla.

IMG_3249

Pero en estos casos, y por el bien del artículo, voy a pasar a comentarles sobre otro producto. Garnier, dentro de la categoría Skin Active, tiene una subcategoría que se llama Pure Active. La gama de uso diario, enriquecida con ácido salicílico y agentes limpiadores, eficaces para una piel libre de impurezas, brillos y más fresca. Según explican en su página, es ideal para pieles con acné, aunque en mi opinión no siempre hay que tomar tan literales estas recomendaciones. Uno de los productos de esta gama es el Gel Integral 3 en 1 Carbón. Se trata de un exfoliante que combina el carbón con otros agentes limpiadores purificando, eliminando puntos negros y matificando la piel. Asimismo, aunque la página no lo aclare, el exfoliante tiene un efecto frío que descongestiona la piel. De hecho, también se puede utilizar como mascarilla. Simplemente hay que aplicar una capa del producto en el rostro, dejar actuar por 15 minutos y enjuagar con abundante agua. Este es realmente uno de mis productos favoritos.

  • Paso número 5:

Este último paso no corresponde a desmaquillar ni a limpiar, sino a lo más importante: hidratar. Tener una buena crema es fundamental para completar cualquier ritual de belleza. No hace falta que gastemos una fortuna ya que, una crema cara, no garantiza una buena hidratación. Pero sí creo que es fundamental tener una que cumpla con las necesidades de la piel. Por el momento, estoy usando una hidratante matificante de L’Oreal y me esta resultando excelente. Hasta me atrevo a decir que me resultó aun mejor que la DayWear de Estée Lauder.

Pero ya que estoy dedicando un larguísimo artículo sobre cuidado facial, no puedo irme sin recomendarles mi último descubrimiento de hidratación: HidraBomb.

IMG_3255

Se trata de unas mascarillas en tela, con un nivel de hidratación equivalente a una semana de serum. Tienen tres modelos para elegir: Revitalizante, Calmante y Matificante. Por mi tipo de piel, esta última fue mi primera elección. Pero no podía irme sin probar las otras, asi que hice una cata de cada una, y les aseguro que son excelentes. Son realmente hidratantes. Solamente hay que dejarlas actuar por 15 minutos y luego, una vez removida la mascara, no requiere enjuague. El serum queda en la piel y luego de 5 minutos se absorbe.

Para muchos puede parecer un ritual extenso, pero les garantizo que no les va a tomar más de 10 minutos. Día tras día verán su piel más purificada, descongestionada, y por sobre todo, sana y radiante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s